Cómo empezar a pintar con acuarelas

15

Pintar con acuarelas parece sencillo. Mojas el pincel en agua, tomas pintura y la plantas en un papel. Facilísimo.

En cada casa con niños suele haber al menos una caja de acuarelas y pinceles con los que perpetrar hermosas obras pictóricas. Sin embargo, pintar con acuarelas es una de las técnicas más complicadas que existen por una sencilla razón: no hay opción de Deshacer (Undo, Ctrl+Z o como quieras llamarlo).
Efectivamente, mientras que con otras técnicas puedes modificar lo que vas pintando sobre la marcha, como con la pintura al óleo en la que los colores se mezclan en el propio lienzo en la llamada pintura alla prima, con las acuarelas lo que pintas se queda. Podrás tratar de borrar con un trapo los excesos de agua y de pigmento (tendrás más tiempo cuanto más fino sea el grano del papel) o pintar por encima como si trataras de corregir un tatuaje pero los resultados no suelen ser demasiado agradables. Si has pintado con demasiada intensidad, tendrás que aumentar la intensidad de todo lo que rodea para que no se note.

Por tanto, si estás empezando en esto de la pintura, mi consejo es que empieces con lápices de colores (lo los lápices “acuareables” que comentaré más adelante) que son mucho más fáciles de manejar y no te harán cosas extrañas e irreparables. Pero, si te atreves con las acuarelas, allá vamos :).

Características de la pintura con acuarela

Primero, lo básico: las acuarelas se diluyen con agua. No necesitarás aguarrás o diluyente para que la pintura fluya ni para limpiar los pinceles.

Se puede pintar con acuarelas de muchas formas pero permiten hacer algo que ninguna otra técnica permite: pintar con transparencias. Se pueden pintar colores opacos si le damos mucha intensidad, como veremos más adelante, pero para eso se podrían utilizar otros materiales como las témperas o acrílicos. En cambio, las transparencias, las capas que dejan vislumbrar el papel o la capa inferior con otro color son propias de la acuarela.

Otra característica muy importante es que la pintura se seca de forma casi inmediata. Esto tiene como consecuencia la imposibilidad de corregir que decía al principio. Una vez pintas una capa, solo podrás pintar por encima. Esto puede ser considerado una ventaja si tu forma de pintar requiere pintar capa sobre capa porque no necesitarás esperar a que se seque la anterior para pintar la siguiente.

Y por último, el uso del color blanco. Mientras que con otros materiales el color blanco es imprescindible para mezclar colores, aplicar brillos, etc. en la pintura con acuarelas no existe. Es decir, en la obra final existe el blanco como el espacio con ausencia de color en el que se ve el papel, pero no debería existir un pigmento de color blanco o, al menos, no vamos a necesitarlo. Esto trae otra característica: no es posible pintar con acuarelas en papeles oscuros. Utiliza papeles blancos o color crema, nunca con tonalidades demasiado oscuras y nunca negras. El blanco del papel forma parte del cuadro y todas las capas de pintura se suman sobre el blanco del papel. Encima de un papel negro no se vería la pintura, igual que si pintaras con lápices no se vería pero si pintaras con color al pastel sí.

Materiales necesarios para pintar con acuarelas

Una vez ya sabemos las normas básicas, necesitaremos una serie de materiales para poder empezar a pintar. Mi consejo en este caso es que si lo quieres intentar de verdad no reutilices una caja de pinturas de tu hijo/a o sobrino/a con sus pinceles despeluchados. Son acuarelas, sí, eso dice la caja. Pero el resultado no se parece en nada a utilizar unas acuarelas “de verdad”.

Acuarelas para niños

Acuarelas y pinceles para niños

El papel

El agua que se utiliza con la pintura hace que el papel se arrugue y haga un efecto muy feo por lo que no se deben utilizar papeles demasiado finos. Si usáramos un folio el resultado sería algo así:

Acuarela en papel fino

Acuarela en papel fino: el papel se abomba con el agua y puede llegar a romperse.

Por eso, los papeles destinados a pintar con acuarelas son más gruesos y tienen un gramaje superior. Esto se mide con un número que pone en las características del papel medido en gramos por metro cuadrado (g/m²). Los folios suelen tener un gramaje de 80g/m² pero para acuarela necesitas en torno a 300. Además, el acabado suele ser rugoso, no completamente liso. Esto es así porque si es liso la pintura “resbala”, como si no absorbiera ni agarrara bien y tarda más en secar. Una cartulina o una lámina de dibujo técnico son lisas y no absorben la pintura bien. Los papeles lisos son de grano fino y los más rugosos se denominan de grano grueso. También ten en cuenta que, aunque el grano grueso absorba mejor, se ve en el resultado final de la obra por lo que tendrás que decidir si te gusta como queda o no.

Acuarela en papel de grano grueso

Acuarela en papel de grano grueso

La ventaja es que en los papeles para dibujo te suelen recomendar para qué tipo de pintura se pueden usar y lo de “acuarela” lo pone bien clarito (en inglés: “watercolor” o en francés: “aquarelle”).

Los de la marca Canson están bien, este bloc, por ejemplo, tiene 100 páginas, es blanco, de grano fino y 300g/m² para que puedas practicar todo lo que quieras: bloc papel de acuarela, 24 x 32 cm.

Las pinturas

Lo dicho, no valen las de los niños. Si tratas de obtener todo el pigmento que puedas de una pintura infantil mojando en ella un buen rato obtendrás, como mucho, un tercio de la intensidad que si hicieras lo mismo en una pintura de verdad. Si no quieres desilusionarte tras haberlo intentado 5 minutos, no lo intentes con pinturas de niños.

Las pinturas de acuarela pueden venir en estuches con ya una serie de colores y se pueden comprar sueltos en pequeños cubos o en tubos de pintura. A mí personalmente me gustan los cubos (los llaman “godets”) porque ves todos los colores y no hay que ir echando de uno u otro color en una paleta por lo que solo usas lo que necesitas y no desperdicias nada. Se pueden mezclar usando paletas de plástico o alguna parte del estuche que suele tener espacio para hacerlo (luego tendrás que limpiarlo pero esta pintura sale muy fácil con agua). En mi caso, para mezclar colores y regular la cantidad de agua antes de pintar uso mi propia mano y un papel de cocina por lo que no valgo como ejemplo de limpieza :). Las que vienen en tubos es más fácil mezclarlas en paleta para hacer colores distintos a los que tienes si quieres aplicar capas de color nuevas. También puedes mezclar los colores por capas en el propio papel ya que, con la transparencia, dejarán ver parte del color que tienen por debajo haciendo que se mezclen en el ojo del que lo está visualizando.

Si te vas a comprar o regalar un estuche, desconfía de los que vengan con color blanco. Sí existe color blanco en tubo y se usa para mezclar con otros colores pero, por la propia filosofía de la acuarela, el blanco te lo aporta el papel en función de la cantidad de agua que apliques (cuanto más agua, más transparente, es decir, más blanco del papel).

Estuches con acuarelas en cubos

Estuches con acuarelas en cubos

Tengo mi caja de acuarelas hace más de treinta años y sigue estupenda. Si vas a pintar de verdad, cómprate una que merezca la pena y en la que puedas ir reemplazando los colores si se te gastan (eso sí, duran mucho tiempo). Mientras que con el óleo no necesitas muchos colores porque es muy fácil mezclarlos, con acuarelas sí compraría mayor variedad desde un principio (12 o 24 como mucho). Ya verás que hay colores que utilizas mucho más que otros: el azul, amarillo y rojo, al ser los básicos, serán siempre los más usados y luego, en función de lo que pintes, unos u otros (para paisajes y marinas: verdes y azules, para retratos y personas: marrones y naranjas, etc).

Mis acuarelas son de marca Schmincke y Lukas. Ambas marcas son muy buenas y tienen una calidad semejante. Elige más o menos cantidad de colores según creas que vas a necesitarlos (como ves, en la de 24 yo casi no he usado los marrones y los verdes oscuros). Las cajas pequeñas son más fáciles para llevar a cualquier sitio si vas a pintar fuera de casa pero por un poco más tienes un montón de colores para todo lo que necesites pintar.

Tengo ambas cajas desde hace muchos años (la de Schmincke era de mi abuela) y duran mucho. La verdad es que es buena señal que se siga vendiendo el mismo producto pasados tantos años.

Los pinceles

Los pinceles pueden ser más finos o gruesos según el tamaño de lo que vayamos a pintar. Los cuadros en acuarela suelen ser pequeños (A4 o A3 como mucho) pero para pintar grandes superficies tipo cielo o mar podrás necesitar un pincel más grande. El imprescindible es el fino porque te dará precisión para los detalles aunque, de nuevo, depende del tipo de cosas que quieras pintar y el detalle que tengan (cuanto más detalle, más fino debe ser el pincel). Todos suelen tener, además, mango corto porque se suele pintar usando una mesa en vez de un caballete y un lienzo de gran tamaño como en el óleo. Además, pintando al óleo tienes que tener cuidado de no apoyarte en el cuadro porque estará húmero, te mancharías y podrías emborronarlo. Por eso los mangos son largos. Con las acuarelas, la pintura se seca rápido y no suele ser un problema.

Hay unos pinceles que tienen la parte del mango hueca para que puedan tener agua dentro. Puedes regular la cantidad de agua que sale apretando más o menos y son especialmente útiles si te los llevas fuera de casa. Suelen ser muy precisos y se usan con bastante cantidad de color. Para controlar que la pintura lleve más cantidad de agua (es decir, que esté más diluida) es más fácil si el agua está en un vaso aparte. Eso sí, a los niños les encanta porque son muy fáciles de usar y no empapan el papel de forma excesiva.
También pueden rellenarse de tinta o de agua con algo de color de acuarela disuelto y usarlo casi como rotuladores con un color uniforme. Esto puede ser útil para colorear o pintar fuera de casa pero necesitas un pincel para cada uno de los colores.

Una vez has terminado, es importante limpiar los pinceles con agua y jabón y nunca dejarlos dentro del bote con agua mucho tiempo porque se deformarían al estar apoyados contra la parte inferior del vaso. Intenta pintar con un pincel como el de la siguiente foto, es la muerte a la precisión. Si inviertes algo de dinero en dos pinceles medio buenos, no los estropees tras el primer uso y podrás usarlos siempre. Y nunca prestes tus pinceles a un niño: suelen apretar contra el papel y se “abren” lo que hace que cada parte del pelo vaya en una dirección y sea imposible usarlos luego.

Acuarelas: diferencia entre un pincel bueno (abajo) y otro malo (arriba)

Acuarelas: diferencia entre un pincel bueno (abajo) y otro malo (arriba). Con el de arriba es imposible ser preciso, cada pelo va en una dirección, es grueso y hasta está un poco torcido…

¿Necesitas más cosas? Seguro, como en todo en esta vida hay mil y un cosas que puedes añadir pero, para empezar, esos son los básicos.

Tan solo una cosa más, si lo que quieres es hacer ilustración, por ejemplo, para un cuento infantil las acuarelas son la técnica ideal normalmente combinadas con rotuladores finos para perfilar el dibujo. En este punto tienes que tener cuidado de utilizar rotuladores que no se diluyan con el agua para que no se te emborrone la pintura (a no ser que quieras que ocurra precisamente eso). Yo utilizo unos rotuladores Sakura Collection que vienen en distintos grosores (¡desde 0,05!), colores y acabados de punta que he descubierto hace poco y que son una chulada:

Rotuladores Sakura para Ilustración

Rotuladores Sakura para Ilustración

Puedes comprar estos rotuladores en Amazon o en el Corte Inglés. En Amazon venden esta caja muy completa con 16 colores pero un poco cara. Es mejor que empieces con una caja de colores negros en distintos grosores si lo que vas a hacer es solo perfilar los dibujos. Yo los he comprado en el Corte Inglés pero no parece que estén en la tienda online y tendrás que ir a la física.

En el siguiente dibujo puedes observar la diferencia entre usar rotuladores como los anteriores que no se disuelven con el agua (izquierda) y usar otros que sí lo hacen (derecha). Lo dicho, si quieres que se diluya también el trazado, utiliza una pluma o un rotulador normal como en la derecha o, si no tienes de los que no se diluyan y quieres que no se emborrone la tinta, aplícalos después de haber pintado con las acuarelas, cuando ya esté seco el papel.

Diferentes tipos de rotulador para combinar con acuarela

Diferentes tipos de rotulador para combinar con acuarela

Ten en cuenta que permitir que la tinta de difumine con el agua también tiene su gracia para hacer aguadas pero ten cuidado si la mezclas con acuarela porque se van a ensuciar los colores.

Bueno, ya tenemos los materiales, vamos a empezar a ensuciarnos las manos, ¿no?

Empezar a pintar

Ya tienes tu papel, tus pinceles y tus pinturas. Necesitarás un par de vasos con agua normal del grifo. En uno mojarás para pintar y en el otro limpiarás el pincel cuando necesites cambiar de color. Por tanto, en el primero el agua estará siempre limpia y es la que usarás para que se vea en el cuadro y el otro se irá ensuciando según lleves un rato cambiando de colores. Si pintas primero en amarillo y luego quieres pintar en rojo (un color más oscuro que el primero) con el mismo pincel, puede que no sea necesario limpiar el pincel (eso sí, el rojo tomará algo de pigmento amarillo y te ayudará a que se note menos la transición de un color a otro, si quieres hacer eso). Pero si has pintado en azul y quieres pintar en un color más claro, por ejemplo, amarillo, debes limpiar siempre el pincel para que no te quede sucio el color más claro. Igualmente, no uses el agua sucia para pintar porque el agua es la que crea la transparencia y deja ver el blanco del papel. Si el agua está sucia, tu cuadro se verá sucio.

Yo uso también un papel absorbente de cocina o un trapo para secar el exceso de agua simplemente apoyando el pincel en el papel para que se escurra después de mojarlo en el vaso.

Para empezar a pintar, el consejo más importante que puedo darte es que no tengas miedo. A mí me da pena estropear el papel y hacer una birria en un bloc nuevecito de papeles de alto gramaje por lo que al final, no los uso. Cómprate una libreta con papel grueso para acuarela para gastar, para tirar, si hace falta. Qué no te dé pena. No va a salir ninguna obra de arte ni falta que hace. Vas a llenarla de manchas para aprender cómo funcionan los colores, el agua y el papel. Si vas con la presión de que lo que salga sea bonito te bloquearás o, cuando te salga un churro, te decepcionarás y lo dejarás.

Va a salir mal y no pasa nada, estás aprendiendo. Permítete un tiempo para no enseñarle a nadie lo que haces, para aprender y disfrutar mientras aprendes.

El dibujo

La primera vez que empieces a probar las acuarelas no dibujes nada. Solo prueba a pintar pinceladas en el papel con más o menos agua y pintura (ver apartado siguiente). Pero, cuando ya estés listo para pintar sobre un dibujo, trázalo primero en lápiz en el papel tratando de apretar poco para que el trazo sea suave. Usa un lápiz blando (HB, por ejemplo) para que no se marque demasiado el papel. Es importante que no se quede muy marcado para que no se vea por debajo de la acuarela. En cualquier caso, podrás borrarlo con mucho cuidado cuando la pintura y el papel estén completamente secos tras terminar tu obra. Importante que el papel también esté seco o si no, con la goma, podrías desprender trozos del papel al borrar e, incluso, llegar a romperlo.

También puedes empezar coloreando dibujos ya hechos. Ahora venden multitud de libros de colorear para adultos con entramados de todo tipo para empezar a colorear y relajarte. Una cosa importante es que estos libros suelen tener dibujos con mucho detalle y espacios muy pequeños para aplicar color (son así, por ejemplo, los de mandalas). Esto los hace ideales para pintar con rotulador o con acuarela pero con poca agua y mucha intensidad en un solo tono. Si quieres aprender el uso del acuarela, elige un libro que tenga áreas para colorear más grandes en los que puedas hacer degradados y cambios de tono que es lo que de verdad te servirá para aprender.

Libro de adultos para colorear

Libro de adultos para colorear

Como ves en la imagen de la derecha, al haber secciones un poco mayores (las fachadas y tejados) puedes probar a cambiar la intensidad del color y que estos no queden planos y monótonos. Ambas imágenes están en el libro Ciudades fabulosas: un libro para colorear lugares fabulosos reales e imaginarios.

Intensidad del color

Tal y como he ido comentando, cuanto más pintura tenga tu pincel, más intenso será el color. En cambio, cuanto más agua, más transparente y más claro será el color. Es mejor empezar de menos intensidad a más por lo que ya he comentado de que no se puede corregir: pinta primero grandes superficies de color claro, casi transparente. Prueba con más y menos pintura y agua y descubre cómo funciona la intensidad. Si el pincel no tiene suficiente agua, no resbala, no fluye por el papel y se nota en la pintura que no es uniforme. Si te pasa eso, puedes aplicar por encima el mismo pincel con agua y se extenderá esa pintura un poco.

Prueba a crear distintas intensidades: moja primero el pincel en agua, escúrrelo un poco para que no gotee, moja bien en pintura y aplícalo en el papel. ¿Ves qué intenso? Sin poner más pintura, vuelve a mojar un poco en agua, escúrrelo y vuelve a pintar: debería verse algo más claro. Puedes repetir sucesivamente esta operación hasta que ya no quede pigmento y sea casi transparente.

Distintas intensidades de color en acuarela

Distintas intensidades del mismo color en acuarela: cuanto más pigmento y menos agua se utiliza, más oscuro se ve el color.

También prueba a mojar solo con agua sin pintura el papel. Moja bien en pintura el pincel y aplícalo sobre la zona mojada del papel. ¿Ves cómo se extiende más allá de donde has pintado por la zona en que el papel está mojado?

Prueba a hacer un degradado entre dos colores: por ejemplo, el azul a un lado y al otro el amarillo y que entre medias se cree el color verde. Pero que no se note la transición entre un color y otro. Algo así:

Degradado hecho con acuarelas

Degradado hecho con acuarelas

Lo dicho, prueba esto y prueba mil cosas para que entiendas cómo se comporta la pintura con el agua. Importante, escurrir un poco el pincel para que no tenga demasiada agua y controlar la intensidad pintándote un poco en la mano: si está demasiado intenso luego no podrás reducirlo así que tienes que descubrirlo antes de ponerlo sobre el papel.

Juega y diviértete :).

El color blanco

Si una parte de tu dibujo debe quedarse en blanco debes de saberlo antes de empezar a pintar porque el color blanco no se podrá aplicar al final sino que deberemos haber dejado esa parte sin pintar desde el principio. Es posible utilizar elementos químicos para proteger las zonas en blanco de forma que no sea posible pintar encima pero con recordar no pintar en ellas es suficiente. Lo llaman líquido enmascarador de acuarela y es, básicamente, poner un parche en la pintura para que no se te olvide que ahí va el blanco y no se manche. Empieza sin él y ya irás descubriendo si lo necesitas.

Los motivos

La pintura al acuarela está especialmente indicada para paisajes. Las marinas y los cielos lluviosos son ideales porque en el propio cuadro se nota la humedad, si el motivo que se representa también es húmero como una tarde lluviosa, ambas cosas se complementan a la perfección.

Acuarelas con marinas y colores húmedos

Acuarelas con marinas y colores húmedos. El cuadro de la izquierda es de Lila Dupont y el de la derecha de Rubén de Luis

¿Observas el efecto que hace la pintura en la nube oscura del cuadro de la derecha? Eso se consigue aplicando agua y luego pintura de forma que se extienda por la parte mojada. Crea ese efecto lluvia que tan bien le hace a estos cuadros.

Las acuarelas están muy indicadas para la ilustración, especialmente la de literatura infantil. Se puede combinar con lápices de colores para dar un resultado más tupido y tener un mayor control del resultado final. También existen lápices “acuareables” con los que pintas como lápices de color normales pero que puedes difuminar con un pincel con algo de agua. Para empezar y si ya tienes soltura con los lápices normales pueden darte resultados muy buenos combinando con una sola herramienta lápices y acuarelas. Eso sí, yo los recomendaría para ilustraciones o para colorear dibujos y zonas pequeñas (por ejemplo, el libro de colorear para adultos que comentaba antes) y, para aprovecharlos completamente, utilizando el agua para difuminar solo en algunas zonas, dejando que se vea el trazo del lápiz en otras. Para pintar una marina completa como las anteriores no usaría los lápices sino directamente las pinturas y pinceles descritos antes. Un ejemplo de caja de pinturas “acuareables” podría ser este: 72 Lápices de Colores Acuareables.

 

Y, ¿qué más? Seguro que se me olvidan multitud de cosas. Si tienes preguntas o quieres añadir cualquier cosa, por favor, deja un comentario y te contestaré en cuanto me sea posible. Gracias por leer hasta el final :).

 

Comparte.

15 comentarios

  1. Hola Lorena!!

    Muchas gracias por tus consejos.. Me he iniciado en la aventura “acuarelas”.. ya ves..yo que nunca me he interesado por nada que fuera artístico.. a mis 36 años me apetece a rabiar pintar acuarela.. jejeje
    Tengo todos los materiales y voy experimentando, pero jolín! que complicado es controlar el agua!..

    He probado diferentes técnicas y combinaciones.. a ver cuál me gusta mas para seguir profundizando y aprendiendo..

    Mi próximo reto es dibujar un mandala y colorearlo.. 🙂
    A ver que tal!!

    Seguiré tu blog para cualquier otro consejo!!

    Un saludo

    Inma

    • Lorena de la Flor González el

      Gracias a ti por leerme!
      Pues mira, lo de la parte creativa puede dar a cualquier edad, la verdad es que a mí me libera mucho: te pones tu música, buscas un lugar tranquilo en la casa y te abstraes, un rato para ti sola 🙂
      La técnica con acuarela es complicada y puede llegar a ser frustrante. Si quieres hacer mandalas, cómprate para empezar un libro que los tenga y dedícate a colorearlo. Primero con poca agua y mucho color y luego vas probando a meter más agua y a ver cómo se mezclan los colores. Eso sí, esos libros no tienen las páginas muy gruesas y el agua puede resbalar un poco…
      Pero el principal consejo que puedo darte es que no te exijas nada al principio: lo haces para ti, porque te gusta y porque estás aprendiendo. Si esperas hacer algo precioso que enseñar a todo el mundo el primer día, te puede frenar la presión. Hay que jugar y equivocarse infinitas veces 🙂
      Suerte y ya me contarás!
      Un abrazo,
      Lorena.

  2. un placer leer tus consejos.Apenas estoy dando mis primeras pinceladas,así que todo me resultó muy útil y hoy mismo seguiré practicando.Gracias!

  3. me encanto leerte,y admiro la gente que sabe y lo comparte como vos, me gusta aplicar todo lo que veo, ya practique con oleo, y ahora voy por la acuarela se que son técnicas diferentes pero todo es cuestión de probar para ver que se me da mejor …

    • Lorena de la Flor González el

      Gracias por tus palabras, Alejandra. No se parece en nada la acuarela al óleo y, al principio, puede ser un poco frustrante. Pero permite hacer cosas muy bonitas. Poco a poco y sin perder el ánimo. Un abrazo, Lorena.

  4. Hola lorena de la flor! Soy Mónica y te escribo desde México!, iniciamdome en la acuarela! Y ahorita estoy haciendo el ejercicio de transición de un color a otro, tengo seis colores, ultramarino, azul cobalto, carmesí alizarina, amarillo ochre, amarilllo cadmio y tierra de siena tostada, estoy haciendo todas las combinaciones y transiciones de estos seis, mi duda es,: como mis acuarelas son de tubito pongo la pastita y tomo con el pincel una gota grande de agua y la pongo en el godete tomo color y diluyo y a ese color diluído le voy agregando el otro color diluído también ó directo de la pastita???

    • Lorena de la Flor González el

      Hola,
      Para el acuarela tienes que usar más agua que pintura. Lo ideal es tener la pintura puesta en alguna paleta, un poquito de cada color y mojar con el pincel el papel, primero solo con agua. Si quieres mezclar dos colores, por ejemplo azul y naranja para el cielo en el atardecer, toma un poco de pintura azul con bastante agua para que no te salga demasiado espeso y aplícala en una parte del papel. Como el papel estará mojado, se extenderá más allá de la zona en la que hayas aplicado el pincel. Por el otro lado haz lo mismo con el color naranja y, sin aplicar más color, solo con el pincel y agua, ve juntando los colores. La clave es usar poca pintura y mucha agua. Pero sospecho que va a ser más fácil de explicar con un vídeo que con un texto :).

  5. Hola lorena de la flor! Soy Mónica y te escribo desde México!, iniciamdome en la acuarela! Y ahorita estoy haciendo el ejercicio de transición de un color a otro, tengo seis colores, ultramarino, azul cobalto, carmesí alizarina, amarillo ochre, amarilllo cadmio y tierra de siena tostada, estoy haciendo todas las combinaciones y transiciones de estos seis, mi duda es,: como mis acuarelas son de tubito pongo la pastita y tomo con el pincel una gota grande de agua y la pongo en el godete tomo color y diluyo y a ese color diluído le voy agregando el otro color diluído también ó directo de la pastita???

  6. Gracias por el post, me acabo de comprar unas acuarelas y unos pinceles para empezar. Y buscaba por dónde… Me has dado un buen punto de partida 😀

  7. Maria del C. Ortiz Rodriguez el

    Hola soy María desde Puerto Rico y también me estoy iniciando en la pintura. Mi pregunta es la siguiente. ?Que lado del papel se utiliza, el liso o el arrugado?

    • Lorena de la Flor González el

      Todos los papeles tienen una parte por la que se pinta. Normalmente, si tienen una marca de agua con el nombre del fabricante, el lado bueno es en el que se ve el nombre del derecho. En algunos papeles se pinta por la parte lisa y en otros por la arrugada, en función de qué papel sea. Si vienen en bloc es fácil, si los compras en una tienda y no tienen marca de agua, pregunta al vendedor.
      Los papeles de acuarela suelen ser más rugosos que los de tinta o lápiz por lo que es probable que sea por la parte arrugada.
      En cualquier caso, sin ver el papel, es difícil ayudarte, lo siento :(.

      Un saludo,
      Lorena.

¿Qué opinas? Escribe un comentario