El fauvismo (o fovismo) es un estilo pictórico que surge en Francia a principios del siglo XX. Los integrantes de este estilo están más interesados en el color y los efectos que éste causa en el que está contemplando el cuadro que en la perfección en las formas o en el dibujo. Por ello, exploran y experimentan con la teoría del color y, en especial, con los colores complementarios para conseguir contrastes potenciados al máximo.

Tal y como les pasó a los impresionistas pocos años antes su estilo no gustó en la época. De hecho, su nombre «fauvismo» viene de la palabra francesa «fauve« que significa fiera ya que el crítico Louis Vauxcelles, cuando visitó el Salón de Otoño de 1905 en París dijo:

Mais c’est Donatello parmi les fauves (Pero, es Donatello entre las fieras)

Y a los «fauves» el insulto les encantó por lo que se adueñaron de él y lo hicieron su insignia. Y sí que pintaban como fieras, escupiendo colores puros, casi sin mezclar, espesos y pastosos y complementados para causar el mayor impacto visual posible. El dibujo no tiene porque parecer real, no importa la perspectiva, los colores no son los que están en la naturaleza. Los resultados pueden parecer infantiles respecto al dibujo pero son conscientemente adultos al alejarse de la lógica del color habitual (pocos niños pintarían la sombra de un rostro de color verde si no están pintando a un extraterrestre…).

Los colores complementarios en el Fauvismo

Como vimos en la teoría del color, los colores complementarios son los que más contraste ofrecen. Se muestran en la siguiente figura los principales (entre primarios, secundarios y terciarios):

Teoría del color: colores complementarios

Teoría del color: colores complementarios

Podemos encontrar cuadros que muestran los principales contrastes en numerosas obras de principios del siglo XX. Veamos algunos ejemplos.

 

Como podemos ver, algunos autores se centran en contrastar dos colores, como en el caso de la noche estrellada de Van Gogh o la danza de Matisse. En cambio Derain nos muestra un surtido casi completo de colores complementarios en lo que parece un estudio del efecto del color. Los más claros representantes de este movimiento son Matisse y Derain que llevan al máximo la simplicidad del dibujo a favor del efecto del color. Van Gogh y Gaugin trabajan también con los colores complementarios y son coetáneos con el fauvismo pero incorporan a su pintura más elementos.

Y qué mejor ejemplo de fauvismo que un retrato protagonizado por los dos grandes representantes de este estilo: Derain retratando a su amigo Matisse.

Fauvismo: 'Retrato de Matisse' de André Derain

Fauvismo: ‘Retrato de Matisse’ de André Derain


¿Estás haciendo el Curso de Pintura al Óleo?

Lección actual: M6.3 ESTILOS: EL FAUVISMO
[columns]
[column size=»1/3″][dropcap style=»square»][/dropcap]Anterior: M6.2 HIPERREALISMO
[/column]
[column size=»1/3″][dropcap style=»square»][/dropcap]Ir al
Temario

[/column]
[column size=»1/3″][dropcap style=»square»][/dropcap]Estás en la
última lección.
[/column]
[/columns]


Libros recomendados